lunes, 9 de enero de 2006

Matando con Vodka la gripe aviar

El autor del reportaje, guía y traductor en Rumania, penetra en la aldea de Camurlia por una escondida senda. Rompe así el cerco de las autoridades para prevenir la expansión del virus. Hasta el jueves, los campesinos impedían que la policía recogiera las aves de sus corrales.
Crónica completa

No hay comentarios.: