viernes, 13 de enero de 2006

Por qué voté nulo

Los pocos que me leen deben pensar que soy un anticoncertacionista hasta la médula. Siento decepcionarlos, porque no es así.

Lo que si es cierto es que, como todos ustedes, me irrita me crean estúpido. Creo no serlo (tanto), y es por eso que me molesta la impresionante maquinaria que se ha movilizado para atacar a Piñera. Dicen que la mejor defensa es el ataque, pero no me parece justo.

Además, lo que los moviliza a la Concertación no es la certeza en el buen gobierno de su candidata, y menos su interés por la gente. Temen perder el poder acumulado en 16 años y por eso se comportan tan agresivos. Sólo tratan de sobrevivir y se aferran firmemente a lo primero que encuentran. Como diría un buen amigo, esa actitud no es estética y carece de cualquier fineza.

He estado pensando y concluí que votaré nulo la segunda vuelta.

Para mi, el objetivo de mi voto por Piñera en diciembre está cumplido. Ahora en la derecha adquirió más poder un sector que puede ser lo que uno quiera, pero indudablemente es más liberal que la UDI. Con eso a mi me basta.. por ahora.

Se que en un eventual gobierno de Piñera, independiente del poder que otorga un régimen presidencialista, la verdadera fuerza la tendría el partido de mayor representación parlamentaria de la coalición gobernate. Los números son claros: La UDI tiene 14 diputados más que RN.

En cuanto a la señora Bachelet, no tengo nada contra ella, no la descalifico. De todas formas creo que le falta convencimiento, esa actitud dubitativa... no sé, todavía tengo la impresión que ella nunca buscó ser candidata ni menos presidente. "Un liderazgo ficticio y mediático" le dijo Jocelyn Holt, yo coincido.

Demás está decir que no creo que su casi seguro triunfo comprometa el orden republicano como algunos alarmistas sostienen. Creo, eso si, que si no aprovecha la mayoría parlamentaria impulsando una agenda legislativa realmente revolucionaria, en el buen sentido de la palabra, nos encontraremos ante cuatro años de nada. Una especie de limbo donde no se hará nada relevante, porque se está pensando en hacer todo para ejemplificar el "nuevo liderazgo" que tanto pontifican.

Pero mientras los tecnócratas deliberen en sus estupendas oficinas, allá afuera la gente se seguirá cagando de hambre.

1 comentario:

fall dijo...

Creo que has podido decir en pocas palabras lo que siempre he querido mostrar a mis amigos concertacionistas.
Piñera es un liberal en un 100%, es decir en todo tipo de ámbito ya sea moral, económico, etcétera... no como nuestros queridos y esquizofrénicos amigos de la UDI -ya que estos se dicen conservador en lo moral y liberal en lo económico! "Tatán" a mi parecer es el sujeto más coherente -con esto no digo que lo sea en un 100%- que veo para acceder a la Moneda ... y por eso voto por él. No sufre de ninguna patología siquiátrica que lo lleva a envolverse en banderas incompatibles con su forma de pensar. Cuando digo esto pienso en nuestra querida Michelle Bachellet quien cree representar las ideas socialistas apoyando un sistema neoliberal. Estas son cosas que solamente se ven en América Latina... por eso producimos tanto encanto! Somos el continente de las contradicciones. Para dar un solo ejemplo ustedes creen que señora Michelle ha leído alguna vez en su vida a Cohen? A mi pensar no porque si lo leyó no entendió el texto. Los socialistas respaldan el principio de PROPORCIONALIDAD donde -en breve!- los sujetos inmerso en un comunidad trabajan los unos para los otros por un fin social, evitando todo tipo de desigualdades naturales (ej. nacimiento, herencias, ...). Creo que al apoyar el sistema neoliberal, que no es más que una perfección del liberalismo puro, se ataca contra el principio aludido.
Tenemos dos candidatos a la presidencia, uno liberal en un 100% y otro esquizofrénico en un 100%... a quien elegir sabiendo que el liberalismo no me agrada (soy un ferviente seguidor de Ch. Taylor, A. Mc Intyre,...) Creo que la pregunta es retórica. No me gustaría que gobierne una enferma ni por 2 meses.
Volvamos al texto que estoy comentando, es verdad que la UDI también es un partido esquizofrénico y en un eventual gobierno Piñera deberá gobernar con ellos... gran dilema. Sin embargo creo que más vale un gobierno no esquizofrénico pero con apoyo de enfermos, que un gobierno 100% esquizofrénico apoyado con enfermos tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo.