lunes, 9 de enero de 2006

Siga participando


Nada fuera de lo esperado en la elección presidencial: hay segunda vuelta, Lavín perdió, y sólo una hazaña de Piñera lo llevaría a convertirse en el primer presidente de derecha elegido democráticamente desde 1958. Las hazañas son difíciles, pero no imposibles.

No tiene mucho tiempo. Faltan 30 días para el 15 de enero, pero es un mes con fiestas de fin de año y el comienzo de las vacaciones incluidas. El electorado no estará tan pendiente como lo estuvo hasta ayer.

Pero algo puede hacer.

Piñera debiera insistir, incluso a riesgo de ser majadero, en el tema del humanismo cristiano. Debe contraponer la formación moral que tanto él, como la mayoría de los votantes tiene con la de Bachelet. Con ese objetivo debe posicionar a Bachelet como la candidata de izquierda, proveniente de los sectores más duros del PS. También en lo posible asociarla con Escalona, un verdadero "cuco" para muchos electores.

Debe se cuidadoso, ya que puede hacer que la candidata se vea demasiado atacada. El rol de víctima da votos.

El ahora abanderado único de la Alianza tendría que presentarse como un líder tradicional. Tratar de encajar en un perfil de estadista. Lagos, el "hombre de estado" tiene el 60% de respaldo popular. A la gente le gusta ese estilo y sabemos que Bachelet no calza con el.

Otro punto importante es estar a la expectativa de los cuchillazos que vienen en la DC. Al colorín Zaldívar le van a cortar la cabeza (probablemente ocurra después de la segunda vuelta). Piñera tiene que agitar esas aguas. Aa río revuelto, ganancia de pescadores.

Es evidente que son los votos de centro los que dirimirán esta pelea. El líder de RN tiene que tratar de incorporar a los damnificados de una pelea que debe haber dejado muchos heridos: Chico Zaldívar v/s Guido Girardi. Ese caudal de votos puede llegar en un número interesante a Piñera. Alabando al senador, Carmen Ibáñez ya lanzó el primer globo sonda.

Piñera necesita a la UDI y a Lavín, pero creo que por el momento mirando de lejos. Lavín y el gremialismo tiene un porcentaje de rechazo alto. Es mejor que la expectativa de ser EL GOBIERNO de la derecha actúe sola a la hora del trasvasije.

Eso sería para Piñera, por ahora. En cuanto a la candidata Bachelet, ésta tiene que sumar urgentemente sectores históricos y de la disidencia DC a las filas de su comando. Debería enganchar a Soledad Alvear y sacarse un par de fotos con "Chico" Zaldívar... tal vez hasta prometerle algún ministerio.

Es sumamente importante que imponga la idea de la alianza como un conglomerado minoritario que carece de cohesión interna, y que por lo tanto no garantiza gobernabilidad, como si lo ha hecho la Concertación. También la candidatura de Bachelet debe asociarse en términos personales como de conglomerado con los éxitos del gobierno de Lagos.

No creo rentable seguir atacando al candidato de RN por el hecho de ser rico. Ser millonario no tiene nada de malo, todo lo contrario. El tipo no asaltó un banco, ni les robó a los pobres. Se hizo rico básicamente porque es hábil, inteligente y rápido a la hora de tomar decisiones, tres características que ya se quisiera cualquier mandatario.

A lo que si debe darle es al hecho que Piñera es un político personalista y ambicioso. Por ahí puede sacar dividendos.

La candidata no debe luchar por los votos de Juntos Podemos, y menos negociar el apoyo del PC. Cualquier pacto con ese sector la llevaría a colocarse a tiro de cañón para que Piñera la ataque por izquierdista. La clave de la elección está en el centro político, esos son los votos que decidirán el capítulo final de la presidencial.

No hay comentarios.: