martes, 20 de junio de 2006

100 dias


Los primeros 100 dias de gobierno de Bachelet no me han decepcionado. Si leen mis post anteriores se darán cuenta que nunca le he tendo demasiada fe a la señora. De todas formas me hubiera gustado que las cosas andaran mejor, pero me parece que esta será la tónica de lo que vendrá: Chambonadas, descoordinaciones, salidas de libreto. En fin, desorden.

El gobierno ciudadano es una incógnita que al parecer nunca será develada, tal como antes lo fue el "corporativismo" democrátacristiano.

Sin embargo, la falta de una autoridad fuerte- a la que nuestra sociedad está acostumbrada- ha generado un cambio en las personas: ahora se están organizado y participan. Fin de la espantosa pasividad que nos ha caracterizado en las últimas décadas. Si eso es parte de la impronta Bachelet o simplemente un coincidencia da lo mismo. Feliz de que ocurra.

Eso sí, tampoco hay que dejar que el asunto se pierda su esencia. No sería la idea ver día por medio el tránsito cortado por alguna protesta. Todo en su justa medida.

En resumen, mal la cosa, pero con personas que está cambiando su psiquis, y se están dando cuenta que pueden, agrupándose, generar cambios. Eso, a mi juicio, siempre es bueno.

4 comentarios:

Roberto Cox dijo...

Señor Interiorbruto:
Lo mejor de su post es lo corto de sus palabras, hecho que se extrañaba mucho en su blog.

Jajaja, broma, no se lo tome en serio.

Creo que tu comentario de los "100 días" fue politicamente correcto. Por qué no decir que en estos primeros 3 meses la cosa ha funcionado al revés. Falta orden, autoridad, cohesión. En fin, faltan todos los elementos para hacer un buen gobierno.

SALUDOS!!!

Cococita dijo...

Diría que falta PANTALONES para regir el país.
Ni más ni menos.
Saludos.

Pablo dijo...

Un nuevo estilo de gobierno, sólo eso. Nada de la autoridad anterior. Es todo distinto y así hay mirarlo. Hay que dar tiempo, apresurar conclusiones aún es pronto.
Saludos.
Pablo

elperiodisto dijo...

Mal la cosa. Pero que nunca falte la sonrisa y, si en realidad estamos en aprietos, hay que sacar el delantal blanco.