domingo, 25 de febrero de 2007

Puro mérito



Columna de Pato Navia sobre el hijo de la presidenta, que "sin ayuda alguna" trabaja en cancillería.

El hijo apitutado de la Presidenta Bachelet

En una entrevista aparecida en El Sabado de El Mercurio (17 de febrero de 2007), Sebastian Dávalos, el hijo de 28 años de la Presidenta Bachelet, demuestra como la Concertación ampara las peores prácticas de nepotismo. Dávalos Bachelet dice:
"Lo que más me da lata asumir es que no se valoren las capacidades. La otra vez leí un artículo sobre las redes familiares en las contrataciones del Gobierno. Y en la foto principal aparecía yo. Entré a trabajar a la Cancillería antes de que asumiera este Gobierno. ¿Qué hago, entonces? ¿Qué opciones me quedan? ¿Renunciar? ¿Dedicarme al mundo privado? Y aunque así fuera, allí va a pasar lo mismo, van a decir que hay tráfico de influencias. No se miden las capacidades, sino que se dice que uno está aquí porque es 'hijo de"'.

Pues bien, let's set the record straight. Dávalos Bachelet obtuvo su título de administración pública y ciencia política en la Universidad Central (que no es una buena universidad en ciencia política). Fue un alumno mediocre en una universidad poco exigente. Y a diferencia de muchos que estudian en La Central por problemas de plata o porque fueron a colegios donde no tuvieron buena preparación para la PSU (PAA), Dávalos fue a la Central porque nunca fue demasiado estudioso. Comprensiblemente, Dávalos omite esos temas en su entrevista.

Dávalos Bachelet entró a DIRECON (la oficina de comercio internacional de Cancilleria) a hacer su práctica pagada en el año 2005 (250 mil pesos al mes, 500 dólares), cuando su madre era precandidata presidencial e iba primero en las encuestas. Por cierto, la mayoría de los alumnos de ciencia política del país no hacen prácticas donde reciben 250 mil pesos como pago. Es más, al menos una alumna de ciencia política de la Universidad Católica (excelentes notas) que hizo su práctica en DIRECON junto a Dávalos recibió pagos de 50 mil pesos al mes. Dávalos quedó trabajando en DIRECON después de hacer su práctica unos pocos meses antes que su madre fuera presidenta.

Como profesor de ciencia política en la Universidad Diego Portales, puedo atestiguar con seriedad que Dávalos recibió un trato especial en DIRECON precisamente por ser hijo de la candidata presidencial de la Concertación. Si se hubiera llamado Sebastián Pérez González y no fuera hijo de nadie, jamás hubiera entrado a hacer la práctica en DIRECON y mucho menos estaría trabajando ahí ahora. En cambio, le pasaría lo mismo que a la mayoría de los titulados de administración pública y ciencia política de la Universidad Central. Pegas malas, cuando hay pega. Claro, hay excepciones, otros igualmente apitutados que Dávalos Bachelet. Pero vaya que resulta difícil demostrar las capacidades a la hora de conseguir pega para alguien que estudió en la Central debido a sus carencias económicas o a la deficiente educación primaria o secundaria.

Al dar entrevista a El Sábado, Dávalos se somete voluntariamente al escrutinio público. Ahora, que se aguante. Apitutado, intelectualmente mediocre y además haciendo declaraciones engañosas. Si a la burocracia pública entraran los mejores, por mérito y no por pituto, Davalos jamás hubiera entrado a DIRECON. Dávalos, el hijo de la presidenta que, cuando era candidata, prometió gobernar con los y las mejores (ella prometiendo, y su hijo conseguiendo pega por pituto).

Pato Navia

(P.D. Y sería hora que El Mercurio se animara a usar la revista para preguntar cosas de verdad y no como un espacio de publireportaje).

3 comentarios:

elpancho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
elpancho dijo...

huevón patudo. ¿por qué lo habrán invitado a ser parte de la masonería?, ¿ah?, ¿ah?... pato navia debe tener la respuesta.

Henry Morgan dijo...

Lamentablemente la realidad de Chile, el pituto por sobre las capacidades... Ningún descubrimiento de Navia y ninguna sorpresa lo de Bachelet.