viernes, 17 de julio de 2009

El Transantiago y la hojarasca

Ricardo Lagos Escobar en uno se arrebatos de infinita sabiduría expresó iracundo "Esto es lo permanente, esto es lo que queda en Chile, esto es lo que se ha hecho por Chile. Esto está por sobre la hojarasca de estos días". Concuerdo con nuestro Mitterrand. Veamos que es lo que quedó de su obra más emblemética, el Transantiago.

Por estos días el candidato Piñera alzó sus cortos brazos en señal de truinfó. Según él había negociado una solución definitiva para el Transantiago: “Nosotros no fuimos parte del problema, pero sí queremos ser parte de la solución”, repitió hasta el cansancio como parte de esas frases para la TV (cuñas) que le dictan sus asesores. Y la polémica de la semana fue si Piñera había actuado bien adelantándose al gobierno para instalarse como el "salvador" del sistema.

Esa discusión representa la más tupida de las hojarascas.

Lo importante es que el sistema de transportes que cambiaría para mejor la vida de los capitalinos fue un fiasco, y uno extremadamente caro. Y adivinen quien lo va a pagar... El contribuyente a través de subsidios que se le otorgarán a las empresas privadas que gestionan el sistema.

Si yo fuera Subus, Alsacia o cualquiera de los operadores habría hecho una tremenda fiesta. El estado acaba de garantizarme que nunca mi negocio perderá dinero, porque si lo hace actúa el subsidio. Impresionate, pero en Chile eso a nadie parece importarle demasiado.

Vean este video de Don Bio Bio que ilustra mejor este vergonzoso asunto.


No hay comentarios.: